Deporte y Ciencia en La Habana, Cuba

Obtener mejores resultados en el ámbito deportivo cubano, mediante la promoción y aplicación de novedades de la ciencia en el deporte, fue el motivo por el cual Bárbaro Oliva Concepción, obtuvo la distinción a “Mejor Joven Investigador”, dentro de los premios de la ciencia del INDER José Yáñez Ordaz.

Presidente de la Federación Cubana de Tenis de Mesa y comisionado nacional, dedicado en partes iguales a la investigación y al deporte, disfruta enteramente de desarrollar ambas tareas: “Amo el tenis de mesa porque lo practico desde los ocho años, he transitado desde la base y sé el trabajo que pasa un atleta para llegar a la selección nacional, lo que sufre y siente, pero puedo decir también que ante todo soy profesor, me gusta dar clases, me gusta investigar…” confiesa para JIT.

Es Licenciado en Cultura Física y Doctor en Ciencias, vinculado al grupo de investigación adjunto a la Universidad de Ciencias de la Cultura Física y el Deporte Manuel Fajardo (UCCFD) desde el 2014, Oliva Concepción tomó su reconocimiento como un paso para ir más allá: “Compromete a ser mejor, a seguir trabajando más fuerte día a día para que el deporte cubano y el tenis de mesa tengan resultados. Eso es lo más importante” asegura.

“Estamos en un deporte nuevo, en un siglo nuevo, el movimiento deportivo cubano tiene que “bioadaptarse” al mundo contemporáneo”, dice desde su experiencia.

Aunque reconoce que todavía es largo el camino por recorrer, él y el grupo con que trabaja buscarán avanzar con pasos seguros. “Se requiere estrechar más el vínculo entre ciencia y práctica, todavía hay personas muy atrincheradas en métodos antiguos. Y no se trata de cambiar el personal, sino de darle las herramientas para que sean mejores entrenadores, de llegarles y hablar de las investigaciones en su idioma, de manera que sean ellos los que busquen la manera de solucionar los problemas” recalca finalmente.

Fuente: JIT Cuba

Por: Paloma Mutti