Adriana Díaz comparte alegría en Utuado

La catástrofe natural producida por los huracanes Irma y María en los países del Caribe, hizo que cada uno, a pesar del mal momento,  busque dar lo mejor de sí para reacomodar sus respectivos países. Fue así que la atleta olímpica de 17 años, sintió la necesidad de dar un momento de alegría a su pueblo natal desde su posición de atleta y ciudadana.

Según la información transmitida por medios locales, el 70% de la isla aún no cuenta con energía eléctrica, y son varios los puntos que se han sumado para catalogar al suceso como algo de proporciones históricas. Pero aun así corrió la voz de un nuevo lema en la nación, dentro del proceso de trabajo por recuperar lo perdido: “Puerto Rico se levanta”.

“La iniciativa surgió de parte de Adriana. Ella le comentó a su mamá que quería hacer algo para ayudar a su pueblo, quería llevar suministros a algunas comunidades necesitadas”, comentó Bladimir Díaz, padre de Adriana, quien recientemente dirigió al equipo cadete en el encuentro mundial realizado en Suva, Fiji. Adriana, a pesar de no encontrarse en el país durante el desastre natural, tenía a su familia allí, y a todo un país que siempre apoyó a la atleta en su carrera deportiva.

“Encontré a mi isla bastante devastada, fue un momento duro para mí volver de Colombia y tener que enfrentarme con todo” confesó Adriana.

Para entonces, la idea estaba lista, Adriana se puso en campaña junto a su familia y para contento suyo, contactaron con ella varios auspiciadores suyos como: Banco Popular, Dish Network, Toyota y Universal Group, para poder conseguir los suministros. Además, El Comité Olímpico se unió a la iniciativa y también cooperó con la actividad la panificadora Holsum.

Alegría en Utuado

“Mi meta era que todos se unieran y pasaran un buen rato. Con esto hacemos muy feliz a mucha gente, así que también estoy contenta. Ayudamos un poco a reconstruir nuestra ciudad y a nuestro país, todo poco a poco” declaraba Adriana al darse cuenta que el objetivo fue posible, pudo compartir con los niños y ayudarlos a despejarse de las duras situaciones que los huracanes trajeron consigo.

Además de Adriana, varios atletas del Comité Olímpico se sumaron a la iniciativa, regalando diversión y entretenimiento a todos los que pudieron ser partícipes de la jornada, que según Bladimir sembró esperanza en los chiquitos:

“Se pasó muy bien, era realmente un ambiente de mucha alegría y esperanza, la gente estuvo muy contenta”.

Por: Paloma Mutti